EL PIANO

  • Marija Minić

Resumen

Cuando en aquella soleada mañana del 6 de abril de 1867 el último comandante turco de la Ciudadela de Belgrado, el pachá Ali Risa, hizo la solemne entrega de las llaves de la villa al Príncipe Miguel, la reducida población cristiana ni siquiera podía imaginar que en sólo unas cuantas décadas su urbe iba a experimentar un fascinante e increíble cambio de una ciudad medio oriental a una capital europea. Resonaron los 21 cañonazos. La bandera
serbia por primera vez ondeó en la Ciudadela. Belgrado era libre.

Publicado
2018-08-16